Remedio casero para adelgazar

Remedio casero para adelgazar.- Apetecido desde la antigüedad, el diente de león es una de las hierbas más populares de nuestra alimentación diaria. Casi todas las partes de la planta (hojas, flores, raíz) se usan ya sea con fines culinarios o medicinales. Hay muchos nombres comunes para esta planta: almirón, clavel de sapo, diente de dragón, rosa amarilla, etc. El diente de león se cree que es originario de la región central de Asia y se distribuyó en muchas regiones templadas y semi-tropicales incluyendo el Mediterráneo. Es una planta muy resistente, crece vigorosamente en cualquier pasto y pradera. Tiene una larga raíz de la que directamente crecen hojas dentadas de color verde oscuro.


Las flores doradas crecen al final de la primavera y al comienzo del otoño. Los tallos huecos de las flores contienen un néctar dulce que atrae a las abejas. Estos tallos crecen directamente desde el suelo.



La planta desarrollada puede alcanzar una altura de 45 cm. Casi todas sus partes exudan un líquido de color blanco lechoso.


La raíz del diente de león


La raíz es resistente, fusiforme y carnuda, de color marrón oscuro por fuera y blanca interiormente, similar al ñame. Contiene una leche ácida, más concentrado que en los tallos y las hojas. Las raíces excavan generalmente cuando la planta tiene dos años de vida. Las semillas se extraen en el verano con propósitos medicinales o en el otoño para el café.


Beneficios de salud del diente de león



  • Las hojas, flores y raíces del diente de león contienen valiosos constituyentes conocidos  por sus propiedades antioxidantes, medicinales y preventivas.

  • Las hojas frescas son muy bajas en calorías: 45 calorías por cada 100 g. Es una buena fuente de fibra dietaria (cerca de 9% de la cantidad diaria recomendada por cada 100 g). Además, su leche es un buen laxante. Estos principios activos ayudan a reducir el peso y a controlar los niveles de colesterol en la sangre.

  • La raíz del diente de león así como otras de sus partes contienen compuestos cristalinos como la taraxacina y la resina amarga taraxacerina. La raíz también contiene inulina (diferente a la insulina) y levulosa. Juntos, estos compuestos son los responsables de varias de las propiedades terapéuticas de la planta.

  • El diente de león provee 1016 UI de vitamina A por cada 100 g: aproximadamente el 338% de la cantidad diaria recomendada, haciéndolo una de las mayores fuentes de vitamina A entre las hierbas culinarias. La vitamina A es un importante liposoluble y antioxidante requerido para la salud de las membranas mucosas, la piel y la visión.

  • Sus plantas contienen muchos flavonoides benéficos: beta-caroteno, alfa-caroteno, luteína, criptoxantina y zeaxantina. El consumo de alimentos ricos en vitamina A ayuda al cuerpo a protegerse de los cánceres pulmonares y bucales. La zeaxantina cumple funciones de filtrado lumínico y protege la retina de los rayos UV.

  • El diente de león es una fuente de minerales: potasio, calcio, manganeso, hierro y magnesio. El potasio es un componente importante de los fluidos que ayudan a controlar el ritmo cardiaco y la presión arterial. El hierro es esencial para la producción de glóbulos rojos. El manganeso es usado por el cuerpo como cofactor para la enzima antioxidante superóxido dismutasa.

  • También es rico en vitaminas incluyendo ácido fólico, riboflavina, piridoxina, niacina, vitamina E y vitamina C. Ésta es un poderoso antioxidante natural. Las hojas del diente de león proveen 58% de los niveles diarios recomendados de vitamina C.

  • El diente de león es probablemente la fuente herbal más rica en vitamina K: 650% de la cantidad diaria recomendada. La vitamina K sirve para la formación ósea al promover la actividad osteotrófica. También se usa en los tratamientos contra el Alzheimer limitando el daño neuronal de los pacientes.

El diente de león contiene notables nutrientes y es una gran fuente para la nutrición durante el invierno.


Esta modesta planta de jardín provee (% de la cantidad diaria recomendada/100 g):



  • 9% de fibra dietaria

  • 19% de vitamina B-6 (piridoxina)

  • 20% de riboflavina

  • 58% de vitamina C

  • 338% de vitamina A

  • 649% de vitamina K

  • 39% de hierro

  • 19% de calcio

Selección y almacenamiento


A menudo las hojas del diente de león se recogen desde la planta, pero se encuentran hojas más selectas en fuentes de confianza. De hecho, en muchas partes del Mediterráneo se siembra anualmente desde la primavera y algunas veces como planta de jardín.


En los mercados opte por hojas frescas, suculentas y suaves. Las hojas frescas son superiores en sabor y en contenido vitamínico. En casa almacene las hojas en bolsas plásticas y conserve con otras verduras como la espinaca.


Preparación y consumo


Las hojas  y las flores del diente de león se emplean en la cocina. Generalmente se lavan en agua hirviendo por un minuto y luego se pasan a agua fría. Este lavado reduce el amargor.


Algunos consejos:



  • Los retoños crudos o hervidos pueden usarse en ensaladas y sánduches solos o acompañados de otras verduras como la lechuga, la col, el repollo, las cebolletas, etc.

  • Las hojas pueden usarse en sopas, guisos, jugos y como verduras.

  • Las hojas secas y las flores son usadas para elaborar bebidas tónicas y tés herbales.

  • Las flores del diente de león son usadas para preparar vinos, aguardientes, tortas, y son apetecidas en la pastelería árabe.

  • Las raíces se usan para preparar cafés de diente de león

  • La raíz también se usa en la cocina japonesa.

Usos medicinales


Casi todas las partes del diente de león han sido usadas en la medicina tradicional y también en la moderna.



  • Los compuestos principales de la planta cumplen funciones laxantes y diuréticas.

  • Es un remedio herbal para el hígado y la vesícula biliar.

  • También es un buen tónico, estimulante del apetito y buen remedio para los problemas dispépticos.

  • La superficie interna de los tallos es usada para aliviar quemaduras y picaduras.

Precauciones.


Aunque el diente de león contiene algunos compuestos ácidos, puede consumirse sin reservas por cualquier persona sana. Sin embargo, a las personas que se someten a terapia diurética puede agravarles la toxicidad del potasio. El diente de león también puede provocar reacciones alérgicas en algunos casos.


También te Recomiendo Ingresar a:


Deja un Comentario