Adelgazan Rapidamente Caminando

Adelgazan Rapidamente Caminando.- Existe una actividad física que prácticamente puedes realizar en cualquier lado. No requiere preparativos y no hace falta que te afilie a un gimnasio para ponerla en práctica. Encima, te permite conocer gente y lugares interesantes. ¡Y adelgazar! Estoy hablando, claro, de la caminata. Veamos las ventajas de salir a caminar.

Una rutina de caminatas diarias te ayuda a


Controlar el pesoModerar el apetitoRegular los picos de azúcar e insulina en la sangreDisminuir el colesterol de baja densidad (el malo de la película), en tanto que contribuye al aumento del colesterol deseableMejorar tu estado de ánimoReducir el riesgo de desarrollar diabetesAumentar el nivel de endorfinas, con lo cual se reduce la ansiedad y el estrésPrevenir enfermedades tanto de origen bacterial como viral.Irrigar el cerebroRegular el tránsito intestinal.


 


Una caminata con ritmo sostenido ayuda a quemar calorías. Y si se realiza por al menos una hora, también sirve para quemar grasas.


Cómo empezar


Rutina – Para las personas sedentarias, una buena caminata ofrece ventajas interesantes. Por lo general, para quienes no están habituados a realizar ejercicios físicos, la manera más sencilla de empezar a ponerse en movimiento es desarrollar un hábito de salidas diarias.


Compañía – Conviene conseguirse un compañero o compañera para las caminatas. Cuando se sale acompañado, se puede disfrutar de una charla mientras se recorren calles y barrios que no se conocían. Además, cuando se sale acompañado se está menos pendiente de las distancias y el ejercicio se convierte en un pasatiempo divertido.


Horarios – idealmente, tus caminatas deben tener una frecuencia diaria y llevarse a cabo más o menos en el mismo horario.


Distancias – Las distancias poco importan, pero sí es importante que el recorrido dure al menos entre media hora y cuarenta minutos a buen ritmo. Menos de eso es sólo un gasto inútil de energías porque sólo se gasta las acumuladas en los músculos no en el tejido adiposo. Si quieres adelgazar caminando, necesitas caminar más de media hora. De todas maneras, a muchos los estimula saber que han recorrido cierta distancia. Busca en Internet un podómetro (o pedometer, en inglés) para Google Maps, localiza el mapa de tu localidad y marca en él el recorrido. Seguro te sorprenderás al ver que has caminado mucho más de lo que imaginabas.



Calzado – Un calzado adecuado no sólo facilita la caminata, sino que también evita lesiones y deformaciones. Los mejores diseños incorporan amortiguación en las suelas, con celdas de aire que protegen a la columna vertebral de los golpes bruscos. Los diseños inapropiados y el calzado gastado y deformado suelen producir efectos indeseados, como la inflamación del nervio ciático.


Líquidos – Como con cualquier actividad física, la caminata requiere beber agua para reponer la que se pierde por efecto de la transpiración. Tal vez no te des cuenta, pero al caminar transpiras y eliminas bastante líquido.


Si no acostumbras hacer ejercicio, hazte ya mismo tiempo para salir. Llama a una amiga y dile que quieres empezar una rutina diaria y te gustaría que ella te acompañe. Recuerda que las caminatas mejoran el estado de ánimo. En poco tiempo, habrán mejorado se sentirán mejor. Aparte, habrán conocido nuevos lugares y gente interesante.



También te Recomiendo Ingresar a:


Deja un Comentario